Siempre he dicho y diré frente a todo aquel que deteste las bodas, opinión muy respetable, diré que es de los pocos días en los que una persona reúne a todos los seres queridos, amigos y familiares de todos los ámbitos y momentos de su vida… y que solo por eso merecen la pena los nervios, los meses de dedicación y preparativos, etc… Sese y Luis se casaban en abril de 2013 y pensaron en el honor que sería para mí poder recoger los instantes de este precioso momento. Son regalos que te brinda la vida y las personas que te aprecian. Es una forma de fusión total entre lo que amas y lo que haces cuando haces lo que amas. Para mí ha sido un lujo entrar de lleno en vuestras vidas, remover todo lo que he podido vuestras inquietudes y poder hoy presentar una de las bodas más reconfortantes que la profesión de fotógrafo de bodas me ha ofrecido. Gracias primos por permitirme todo esto y más, y por contribuir a que la familia esté unida. Ahora empezáis una nueva vida, un camino común que os llevará donde vosotros queráis. Salud y mucha vida!