En realidad somos piezas de un puzzle y vamos encajando. Si somos del cielo tenemos colores azules, si somos de tierra, tonos rojizos o naranjas… pero lo que esta claro es aquello de «Dios los cría…». Cada vez más, noto como te colocas cerca de piezas parecidas a tí, parecidas a las tuyas… Estos dos encajan perfecto, eran la misma pieza… y estas son unas fotillos de amor de las que hacemos por aquí… espero que os gusten. Gracias por venir.