Fue llegar a casa y pensar… Dios! Sandra y Julien son «de amor y de casualidad»!!, para mi una de las más bonitas canciones sobre mestizaje nunca escritas.
Os dejo la canción del maestro Drexler para quien le apetezca: De amor y de casualidad

Ahora si. Entrando en materia. Hace meses que Sandra, Julien y yo queríamos compartir algo tan sencillo como unos chicles… Si, puede sonar raro, pero cuando estás en un puente sobre una autovía mascando goma para hacer globos y reirte como cuando tenías 15 años, sin nada que hacer, sin responsabilidades, sin preocupaciones… mascando chicle y haciendo pompas… Todo se vuelve más sencillo. Sólo tienes ganas de reir, de decir tonterías y de disfrutar. Así fue nuestra preboda.
Todo listo! chicos vamos de boda!!