Cosas bonitas en la puerta de tu casa. Justo al cruzar el primer paso de peatones bajo el portal de mi casa hay una tienda de golosinas. Un día la dueña colocó un precioso banco de madera biplaza replicando los típicos bancos de los típicos paseos de los típicos pueblos… esos bancos de listones de madera. Zas, una idea golpeteó esta calva loca y pensé: «pero qué guapo, poder ir a pasear con tu propio banco y sentarse donde y con quién te apetezca».
Hay novios que depositan su confianza en su fotógrafo. Este fue el caso de Luna y David. No lo dudaron: «nos gusta la idea»…  La dueña de la tienda de golosinas es un amor y tampoco dudó dejarme pasear su banco por los lugares más raros, por donde nunca te encontrarás un banco de madera con dos enamorados haciendo manos.
Espero que disfrutéis esta preboda un cuarto de lo que nosotros nos divertimos haciéndola!!!  Luna, David… reservadme un banco en vuestra boda.