Decía una amiga: “qué belleza las yeguas sueltas…”; Si algo me está aportando la fotografía de bodas es la posibilidad de entrar en las vidas de personas que se muestran tal y como son, que te enseñan sus vidas, lo que les rodea, lo que les ocupa…
En un par de días nos vemos de nuevo, de una forma menos íntima, pero con todas las ganas de celebrar vuestra boda, de disfrutar con vosotros.

La sencilla belleza de las yeguas sueltas puede ser lo más hermoso que te abrace cualquier tarde.