Todos vivimos antes o después una serie de puntos de inflexión. Son variaciones, picos en las curvas cotidianas. En unas vidas son más fuertes, en otras más livianos… pero de lo que no cabe duda es de que detrás de uno de esos puntos de inflexión hay un cambio, una ruptura, una evolución, una nueva luz… Las bodas son una marca de un punto de inflexión. No importan los años detrás, las bodas son ese pico de variación fuerte, con un antes y un después.
Y es que para llegar a la tranquilidad hemos de pasar sin duda por estos puntos de inflexión, son necesarios, obligatorios.
Este texto es para Tania y David, por hacerme partícipe de su punto.

Me gusta mi trabajo. Siento que vivo estos momentos de mucha gente, y todo lo que conlleva.

Wikipedia:Un punto de inflexión es un punto donde los valores de x de una función continua pasa de un tipo de concavidad a otra. La curva «atraviesa» la tangente. Matemáticamente la derivada segunda de la función f en el punto de inflexión es cero, o no existe.