Somos agua. Unos más que otros. Si el 70% de nuestro cuerpo es agua, es fácil que en el caso de Rafa y Miryam llegue al 80% o algo más.
Estaba claro, claro como el agua… había que mojarse, y nos mojamos…
Una de las propiedades del agua es la transparencia, y si hay algo que me gusta es la gente donde prevalece esta cualidad.
El lugar donde fueron tomadas estas fotografías es el paraíso pese a llamarse «Garganta de los infiernos», y yo sigo enamorándome una y otra vez de mi tierra, de los contrastes, de los tonos verdes amarronados, de las rocas pulidas por el paso de los siglos, por el paso del agua, el sol y el viento.
Valle del Jerte, tierra de cerezas. Cerezas que nacen en parejas. Parejas unidas por el mismo tallo. Parejas como Miryam y Rafa.
Os deseo lo mejor amigos. Gracias por vuestra decidida ayuda en esta aventura.