Mi sobrino Mateo nació hace un par de madrugadas, y ha nacido para ser feliz y hacer feliz a los demás. Esta mañana he ido a visitarle, y la deformación profesional esta que padezco me obligó a llevar la cámara… ¡Cuánto me alegro! Las fotos de hoy son una mini-sesión de retratos de Mateo en su cuna de hospital mientras, poco a poco, el sonido de los clicks de la cámara le hacen abrir los ojos. Qué luz irradias Mateo. Conviertes en suite la habitación del hospital.
Fruto de los sueños de tus padres, has nacido para ser feliz y para hacer feliz a los demás.

Litros de baba de mirarte. Pienso hacerte muchas fotos.
Enhorabuena Peter, enhorabuena Violeta, bienvenido Mateo.

“Haced con los demás todo lo que deseáis que hagan ellos con vosotros”. Mateo 7:12