La navidad es Madrid es mágica. Ríos de gente colapsan el centro, millones de luces de colores inundan cada fachada y la vida parece pararse a contemplar cada escaparate, cada árbol, cada calle.  Ir a Madrid en Navidad es todo un clásico. LLevar a tus hijos a ver las luces se ha convertido en un punto turístico de referencia nacional… y ahora, hacer fotos preboda dejándote empujar por la multitud es toda una aventura.  A Marta y a Fernando les debo mucho,  y todo lo que diga aquí será poco. A ellos y a sus familias.  Para mí era una ilusión poder compartir con ellos estas fotos de navidad, y comenzar este año tan importante para los tres.

Cuando se apagan las luces, se atenúa la vida.
Sin luz termina la fiesta y se baja el telón.
Paran las sirenas y los vendedores ambulantes recogen.
Pero al apagar las luces también me paro en a pensar…
que aun a oscuras estás cerca, que no importa lo demás.
Apaguen las luces!