Mediaba septiembre. Creo que septiembre es uno de mis meses favoritos. En mi tierra septiembre es tiempo de festejar las cosechas y tiempo de las últimas ferias de verano. Marta y Elías se casaron en septiembre, y a mis humildes ojos, esta fue la historia de un precioso día en el que las personas brillaban unas por otras. Hay bodas en las que el amor hacia los novios es tan obvio, tan cristalino, tan intenso… que todo lo demás es innecesario. Esta boda fue así…, como la boda de Ruti y Juli (de hecho de aquel enlace enlazamos), bodas que las hacen las personas, en un palacio, en una playa o en un desván… el sitio bien da igual. Todo lo bueno para Marta y Elías. Siempre.