Cada época es de un color,  del azul al naranaja pasando por miles de tonalidades. Hoy nos acercamos con Maribel y Jorge hasta una vera, cerca de mi casa, llena de piedras y de buenos ratos. Para los que somos de por aquí, el río no es sólo un paraíso natural, es nuestra propia esencia, nuestra propia vida… estas vegas del Guadiana son fuente (no sé si inagotalble) de valor. Traslado esta simbología a esta pareja de buena gente. Feliz domingo.