No es difícil, es imposible… es imposible separar los sentimientos de las parejas que se casan con los de uno mismo… es imposible pasar, ya no sólo el día de la boda, sino pasar una etapa tan intensa, tan emotiva, tan importante en la vida de alguien y que eso no te cale hasta los huesos. Al final, acabas haciendo tuyas sus historias, sus expectativas… e incluso, por qué no, sus anhelos. Afri y Manolo han sido para mi el máximo exponente de lo que acabo de contar. Por un millón de cosas que no creo que deba contar aquí conecté con vosotros desde el primer momento… y desde el primer momento me hicísteis sentir importante en vuestra boda y en vuestra vida (¡es imposible llamaros “clientes”!).
Y de vidas y bodas, vivimos una boda íntima, intensa, feliz… donde se respiraba una frase: la vida es una nueva oportunidad, siempre.

África:  nombre propio femenino de origen griego en su variante en español. Su significado es “cálido, expuesto al sol”. El nombre femenino de África procede de la advocación mariana de Nuestra Señora de África. Santa María de África es muy venerada en Ceuta. Al margen de su significado religioso, este nombre se ha utilizado por su carácter eufónico y como homenaje a este continente exótico y repleto de belleza.