Eva es la tercera de cinco hermanas y un hermano (afortunado David!), no puedo dejar de dedicar unas palabras a todas… por empujar mi trabajo y por tratarme con un cariño especial.

¿Y? ¿Me ves bien? Sé sincera.
Se os escucha desde las escaleras.
Las flores de tu ramo huelen a suspiros,
Si me tocas, aumentan mis latidos.
Es el sabor de mi destino.
Cinco hermanas, cinco sentidos.

( a los preparativos de Eva y sus hermanas )

Convencido de que no hay nada más reconfortante para un fotógrafo de bodas que cuando una novia dice: “quiero que seas el fotógrafo de mi boda…”, sin condiciones, sin comparaciones, sin dudas… Eva hizo eso conmigo. Nos conocimos hace tiempo en la boda de Lorena y Carles, y tanto ella como Felipe, me hicieron sentir que era su fotógrafo, parte de sus vidas, el encargado de recoger cada instante de su boda.