Cada vez de doy más valor a la fotografía familiar. Quizás cuando nos hacemos adultos, el tiempo sobre nosotros parace pasar más despacio… por décadas (los 30, 40, 50…) pero, en los niños, el cambio es cada día… incluso, me atrevería a decir que cada minuto. Por eso hay muchos padres que apuestan por tener fotos de sus bebés, por guardar este momento tan especial e importante en la vida de los seres humanos…
Este es el caso de la familia de A!  Sus papis quisieron que pasáramos un ratito juntos antes de que A creciera más y así poder tener estos pequeños recuerdos en forma de imágenes.
No me canso de agradeceros que contéis conmigo para algo tan delicado y especial como preservar la memoria.
Gracias familias, estáis haciendo de mi profesión un bonito pasar por la vida de los demás.
PD. Da igual si es conmigo o con otro profesional… hacerles fotos, imprimirlas… el día de mañana, muchas generaciones venideras os lo agradecerán.