Me gusta la gente auténtica. Me gusta la gente que se conoce y se quiere tal y como es. Me gusta la gente detallista. Me gusta la gente capaz de agradar a los demás con el simple interés de agradar. Me gusta la gente que se ríe, que sonríe, que disfurta.  Me gusta la gente como Susana e Isaac. Cuando las cosas se hacen con estilo se nota y se aprecia. Susana e Isaac me invitaron a descubrir Lisboa, su ciudad de referencia y me hablaron emocionados de cóm0 estaban preparando todos y cada uno de los detalles de esta preciosa boda.  Desde utilizar códigos QR de forma misteriosa para enviar mensajes a los invitados hasta un baile de salón preparado para sus amigos y familiares. Y la boda llegó y vivimos un día en el que a las miradas siempre les acompañaba una sonrisa. Un abrazo amigos, espero que disfrutéis de estas fotos como lo hicísteis de aquella noche.