Me chifla la fotografía de familia a domicilio. Es increíble como la gente me abre la puerta de casa y me hacen sentir en mi propia casa.  Cada salón, cada habitación, cada rincón… se llena de luces y colores. Este domingo lo pasamos en Castuera con esta preciosa familia. Los protas de esta historia son Pablo de cuatro meses y Manuel de 20 meses… Manuel aún no habla y su hermano es “Pa”.  ¿Hay algo mejor que la sencillez de un niño? Con lo poquito que se llevan estos babies, seguro que serán hermanos, amigos, cómplices. Espero que dentro de muuuchos años vean estas fotos y se alegren de que Victoria y Juan me llamaran para ser su fotógrafo de familia.

Necesito hacer un agradecimiento especial a las familias que como Victoria y Juan no les importa permitirme mostrar las imágenes de sus hijos. Pensad que gracias a gente como ellos, vosotros podéis ver cuánta belleza hay en la vida que nos rodea.  Siempre digo lo mismo: exponemos a nuestros hijos a cada telediario y somos puritanos a la hora de mostrar su belleza y su ternura…? No sé.  Mi web es mi casa y la única forma de llegar a los demás es poder exponer las fotografías, con todo el respeto a los que opien de otra forma.

Gracias familia.