Discreto, sencillo, elegante… Es tan difícil etiquetar. Eso sí, lluvioso… el día, lluvioso.  La última boda de este año ha sido la que unió a María José y su dulce sonrisa con David, un chico alto y formal. En muchas ocasiones los novios me preguntan ¿qué haremos si llueve? y la respuesta es sencilla: Fotos. Y es que la lluvia puede ser un bonito marco para las fotos… pues ese día lo de menos es el tiempo. Aunque he estado pocas horas con vosotros, puedo decir que han sido muy intensas, y una bonita forma de terminar 2012. Espero que seáis muy felices y agradeceros vuestro trato.