Para mí la boda de María y Félix era especial. Era la primera boda que hacía en mi pueblo, Don Benito, y era la primera boda que hacía en la Ermita de la Virgen de las Cruces donde hace casi una década me casé con Susana, mi vida. Por todo esto y mucho más pasé un día emocionado, un día emocionante. Además, el padre Leonardo que ofició el enlace tuvo (en mi opinión) varios aciertos. Y es que dijo: “…en el matrimonio hay varias palabras que quedan erradicadas por completo. Una de ellas es mío o tuyo… ya no hay nada mío o tuyo, ya todo es nuestro…” de la misma forma nunca se puede decir “la culpa es tuya…, sino la responsabilidad es nuestra”.  Supongo que son pilares básicos de cualquier pareja. Espero que disfrutéis tanto como yo lo hice. Gracias por todo.