Un coche teledirigido, una pantalla para videojuegos, un cambiador… y ¿una sesión fotográfica? Regalar fotografías. Una vez más mi amiga Johana (www.midoula.es) me sorprende: “quiero regalarle a Maribel una sesión de familia para celebrar que el pequeño Daniel está con ellos…”. De nuevo, la fotografía infantil a domicilio me permite conocer a las familias, pasar un rato con ellos y dejarles para la posteridad un recuerdo perpetuo. Y es que poco a poco damos más valor al servicio personal que al bien puramente material: regalar un curso (de los de Johana, por ejemplo), regalar un buen masaje, o regalar una sesión de fotos… puede ser muy muy gratificante. Gracias familias. (Fuerte abrazo para Daniel, Alejandro, Maribel y Lili, por dejarme entrar en casa, hacer y deshacer a mi antojo)