Si hay un pedazo del mundo que me fascina, es latinoamérica. Lo he dicho en multitud de ocasiones y hoy lo reitero.  De hecho, esa tierra me lo ha dado todo sin pedir nada a cambio. Y sigue… En esta ocasión me ha regalado a Laura y la boda más mexicana que he podido fotografiar aquí en España. Pero en realidad no se trata de la tierra, se trata de las gentes, de sus gentes. No obstante, si hay que preguntarle a alguien, lo mejor es dirigirse a Alfonso, el sí que sabe la sabia que les corre por las venas a los más latinos.

Si es de mañana, tu olor a café primero,
si es de cantar, mejor me quedo tu bolero,
si es de leer, mándame a Gabo o a Isabel,
si es de color, el canela y cuero de tu piel,
si es de charlar, ponme mojito o tequila,
y si es de vivir,
si es de vivir, tu sonrisa cada día…

Para mis amigos Laura y Alfonso.