El título no lo he puesto yo. Esto fue lo que me dijo Almudena al ver sus fotos preboda y así es como quiero mostraros su boda: como fragmentos de lo que vivimos. Y ha llegado, el dieciséis está aquí y estoy completamente obsesionado con captar el instante, con hacer que cada fotografía represente ese mínimo y preciso (y precioso) momento en el que aflora una emoción, un sentimiento, una sensación… Quiero fotografiar pellizcos en el corazón, robar sonrisas, miradas, complicidad. Este es el reto. Muchas parejas me dicen: «no queremos las fotos típicas», pero realmente lo que me están diciendo es: «queremos que guardes para siempre lo que ocurrirá en nuestra boda, lo que sentiremos y sentirán los demás…»  Y eso, amigos, eso es el instante.